Hablamos de la toxina botulínica  conocida también como Botox y de inmediato pensamos en las arrugas que desaparecen de la cara como por arte de magia. Es una sustancia que, mediante su infiltración con aguja, paraliza temporalmente el músculo tratado. Sus efectos mejoran a los 6 o 7  días de aplicación, porque la inmovilización del músculo es gradual, y duran entre 4 y 6 meses.

Otras utilidades de la toxina botulínica

La toxina también se usa en oftalmología
En cuanto al uso médico  comienza en el área oftalmológica para tratar el estrabismo, ya sea desviación del ojo hacia adentro, o hacia afuera. En el caso del estrabismo la toxina es curativo, sobre todo en pacientes de edad infantil, requiriendo únicamente una o dos inyecciones.
Y para evitar la migraña
 Otras patologías como la migraña crónica en pacientes adultos que no han respondido a otros tratamientos encuentran una solución en la aplicación de toxina botulínica mediante inyecciones en la cabeza, el cuello y músculos de la mandíbula. También es una terapia básica para el tratamiento de la espasticidad o rigidez muscular de personas que han sufrido un ictus o tienen parálisis cerebral.
Incontinencia urinaria y exceso de sudoración
La Toxina Botulínica funciona contra las enfermedades producidas por un exceso de actividad nerviosa como la incontinencia urinaria y la hiperhidrosis o exceso de sudoración, que te puede llevar a situaciones incómodas como manchas en las camisas, camisetas etc. Una inyección, en la pared de la vejiga reduce la incontinencia y en las axilas paraliza la actividad de las glándulas sudoríparas durante 10 meses.
Resultado de imagen de botox hiperhidrosis
Tics y bruxismo
Existen otra serie de procesos de contracción exagerada que pueden ser tratados con Botox como los blefaroespasmos o cierre involuntario de párpados, guiños o tics faciales, el bruxismo o cierre mandibular involuntario con rechinar de dientes o las contracturas cervicales crónicas.
Normalmente se realiza en una sola sesión sin necesidad de anestesia local. Es un tratamiento médico que debe ser realizado por un especialista y con unas pruebas previas para la infiltración, ya que no todos los pacientes son aptos para realizarse el tratamiento en las axilas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* */