juventud

La juventud es un concepto que sin duda es relativo. Una persona de cuarenta años, hace solo un par de generaciones, era alguien mayor pero ahora sigue considerándose joven. Y es que eso que se dice de que la juventud va por dentro no es ni mucho menos una frase hecha.

Pero si alguien se siente joven por dentro, lógicamente no quiere mirarse al espejo y verse mayor o sentir que la edad de la persona que se refleja no se corresponde con la manera en que se percibe a sí mismo.

Hay que asumir que con el paso de los años hay ciertas cosas que cambian en nuestro aspecto, pero no hay que conformarse con todo. Del mismo modo que ahora es muy normal que un hombre o una mujer no se resignen a tener canas y se tiñan el cabello, también empieza serlo que se realicen pequeños retoques para verse jóvenes más tiempo.

Pequeños retoques que te mejoran sin cambiarte

Para mantenerse jóvenes y atractivos no hay por qué recurrir necesariamente a la cirugía estética, la medicina estética puede ser suficiente para paliar el paso del tiempo.

La medicina estética propone ciertos tratamientos que pueden ayudar a quitar la grasa localizada en ciertas áreas, algo que puede suceder con el paso de los años,  a borrar las primeras marcas de expresión o a atenuar arrugas profundas.

También puede mejorar el aspecto de la piel, para que se vea luminosa y bonita y recupere su capacidad para tensarse y hacer que el óvalo de la cara tenga su forma marcada.

Retoques a partir de los treinta años

Muchas personas, con treinta años solo necesitan realizarse tratamientos estéticos orientados a limpiar la piel y a darle vitaminas y brillo. Pero una persona que haya abusado del sol durante toda su vida podría comenzar a presentar las primeras manchas.

Los peelings especialmente pensados para el tratamiento de las manchas ofrecen muy buenos resultados, especialmente cuando estas no son todavía muy oscuras y no llevan demasiado tiempo sobre la piel.

Si la piel es muy delicada, avanzados los treinta pueden comenzar a presentarse los primeros descolgamientos del óvalo facial y necesitar algún tratamiento para tensarla piel.

Aquellas mujeres fumadoras o con tendencia a fruncir el ceño podrían notar como aparecen las primeras marcas de expresión en su rostro, las cuales podrían mejorar mucho con un tratamiento de toxina botulinica o de ácido hialurónico.

Pulsa para llamar /* */